CEUPA

Entrevista realizada en ecuadorinmediato.com el día 26 de julio de 2012

10.000 estudiantes fueron perjudicados con alrededor de $ 8 millones, confirma delegado del CES (AUDIO)

Para Germán Rojas la información financiera y patrimonio de las universidades cerradas no existente

Germán Rojas, delegado del Consejo de Educación Superior, señala que en las 14 universidades cerradas no existe información financiera ni contable, los activos y patrimonio no existen. Afirma que alrededor de 10.000 estudiantes que fueron matriculados en primer año perdieron alrededor de 8 millones de dólares, porque fueron ilegalmente matriculados.

Fue grande la sorpresa cuando tuvimos que enfrentar la realidad en el sitio de las universidades cerradas, porque cómo se hizo la planificación en base de la información suministrada por las 14 universidades cerradas, mediante declaración juramentada de sus rectores, se disponía de 30 millones de dólares en activos, señaló Germán Rojas, del Consejo de Educación Superior.

El momento que enfrentamos la situación real, nos encontramos que la información financiera y contable era prácticamente inexistente, se tenía problemas serios como la alta precarización laboral, los activos y patrimonio no existen, altas irregularidades académicas como ausencia de expedientes, no hay planes de estudio, no hay récord, hay matriculas ilegales, manifestó Germán Rojas en “El Poder de la Palabra” de Ecuadorinmediato.com/radio.

Señaló que “es sorprendente que en muchas universidades los edificios donde funcionaban legalmente no pertenecen a la universidad, era del rector, del administrador, y se dieron casos como por ejemplo en la UNAQ, en que el rector arrienda a la universidad, entonces, firma la factura como rector y como arrendador, por 76.000 dólares mensuales”.

“Caso similar sucede en la universidad que está suspendida en Machala, en la cual el ex rector cobraba un arriendo de 40.000 dólares, por los locales de la universidad, y no solamente eso, sino que se cobró por un año adelantado”.

“Los dineros que cobraron por matrículas en vez de que estén en las arcas, se pagaron ellos mismos por adelantado, por un año los arriendos, y no había dinero en las arcas”.

Asimismo, aseguró que no encontraron los registros de los estudiantes, por ejemplo en la Cristiana Latinoamericana “no tenemos los registros de los estudiantes de los dos últimos años, puesto que no hay un registro automatizado, no hay ni un registro precario”.

“En algunos casos hay unas cajas de cartón con papeles, que supuestamente son las notas de los estudiantes, pero son papeles sin ninguna validez legal, porque muchos de ellos no constan ni con firmas o hay listas de notas que está firmado por, y en vez del profesor firma otra persona, eso no tiene ningún valor”, insistió.

Preguntado si incautaron los elementos informáticos de esas universidades, Germán Rojas señaló que se lo realizó, pero ya demasiado tarde, porque el 12 de abril ellos ya tuvieron tiempo de cambiar todo.

“De hecho, en las cuentas bancarias oficiales de las universidades no había dinero, muchas estaban sobregiradas, después encontramos en algunas cuentas que tenían cuentas particulares donde en los últimos tiempos los alumnos depositaban sus matriculas o pagaban en efectivo y de eso no hay un registro”.

“Hay una grave presunción de que se cometieron delitos muy graves, por eso todas estas circunstancias fueron puestas en manos de la Fiscalía General del Estado, quienes están realizando las indagaciones, e incluso empezaron acciones en contra de algunas personas”, denunció.

Germán Rojas manifestó que a los empleados y trabajadores les descontaban puntualmente la contribución mensual al IESS, además por préstamos hipotecarios y quirografarios, pero eso no pagaron nunca al IESS, la pregunta es, por qué no se dieron cuenta en el IESS. “Circunstancia parecida es en el SRI, que les descontaban por el impuesto a la renta a los empleados, sin embargo, eso no depositaron, eso ya pusimos en conocimiento y estas dos instituciones están tomando cartas en el asunto”.

“Respecto a los bienes existentes recordemos que estas dos instituciones tienen poder coactivo, entonces de los bienes que tenían las instituciones, ellos pueden esos bienes transformar en dinero, para pagar las diversas acreencias, ahora de acuerdo con la ley a quien primero hay que pagar, es a los empleados y trabajadores, en segundo lugar, se devolverá los recursos cobrados ilegalmente a los estudiantes, y luego a otros acreedores”, precisó.

Preguntado a cuánto asciende el perjuicio, Germán Rojas dijo que este rato terminaron la fase de inventarios, “primero hay que saber que hay, luego viene la valoración de estos inventarios, pero para la valoración de los inventarios tienen que hacer los peritos, y los peritos nombran los jueces, (…) todo esto está iniciado, confiamos en que en uno o dos meses tendremos el dato”.

“Debemos ser completamente claros quien tiene que pagar son los responsables, o sea, quienes dirigieron las universidades antes del 12 de abril, a los trabajadores”.

“A partir del 12 de abril les va a pagar el Consejo de Educación Superior a los empleados, trabajadores y profesores que han continuado sirviendo, puesto que ellos nos han ayudado en la elaboración de los requerimientos del plan de contingencia, que es un trabajo requerido por nosotros y que está financiado en este caso con presupuesto del plan de contingencia que fue aprobado ya debidamente.

“Unos 3.300 empleados están en esta situación algunos de ellos se quedan otros no, no se les ha pagado en algunos casos desde enero o febrero”, afirmó.

Germán Rojas comentó que las universidades particulares no pueden tener dueños, quien es dueño, es la propia comunidad universitaria formada por profesores, estudiantes y trabajadores, pero son dueños no para usufructuar sino para colaborar con su trabajo, y lo único que pueden ganar es su sueldo, nada más.

Consultado cuántos son los perjudicados, Rojas señaló que los estudiantes perjudicados son los 10.000 que fueron matriculados ilegalmente el primer año, porque son estudios ilegales que nadie les puede reconocer, entonces, el dinero que ellos perdieron asciende a más de 8 millones de dólares, de los demás estaban siendo perjudicados, pero el plan de contingencia lo que hace es parar este perjuicio, porque ellos iban a obtener un título que no tiene ningún valor.

“Unos 15.000 estudiantes van a terminar sus propios estudios en la institución que estaban estudiando, en estas dos semanas estamos haciendo una selección rigurosa de los profesores”, acotó.

Finalmente, Germán Rojas dijo que la ciudadanía es cómplice de estas circunstancias porque gran parte de los ecuatorianos no quieren los conocimientos, la capacitación, lo que quieren es un título, un membrete, nada más. (SOA)